Posts Tagged ‘tres mares’

h1

Más vídeos de regatas

9 noviembre, 2008

Pues he aqui una serie adicional de videos para que disfrutéis (acordaos que estáis en el trabajo, que os van a pillar…)

- ni Renault ni Ferrari: Alonso, píllate un Alinghi:

- ¿caña?, ¿quieres caña…? ¡Ah!, recuerda que estás en el curro: si te cuelgas de la silla y cazas el cable del ratón como un poseso tus compañeros no lo van a entender…

- una cosa es navegar… y la otra volar bajito bajito..

- y si hace un año pudimos ver los efectos de un “cap de fibló” sobre tierra, ¿os imagináis que os pille enmedio del mar a lomos de un velero…? Pues a estos de la Hobart Race poco les faltó:

h1

El hermano gemelo del Tres Mares

3 noviembre, 2008

El otro día nos hicieron llegar (!) la foto que podéis ver aquí abajo…

Si no fuera por las velas con tejido “hi-tech”, por el bimini, por el salvavidas trasero, por la lona lateral, por el motor fuera borda y por los “trajes de agua” de los tripulantes… si no fuera por todo eso, diría que conozco ese barco…

 

¿…O serà su hermano gemelo desconocido…?

h1

II Trobada 26-X, II Carrera de caballos (con lunch)

26 octubre, 2008

Segunda Trobada de esta temporada

Tripulación: Joan, Desiree, Quico, Juanjo, Juan Carlos, Toni Quesada y Jaume

La primera noticia del día es buena, y por partida doble: por un lado todo el mundo se ha acordado del cambio de hora de esta noche y a las diez estamos todos en el club, y por el otro no hay cara alguna que -de entrada- parezca reflejar los efectos no-deseados de una salida nocturna. Es más, posteriormente Desi nos llegará a decir -sin poder ocultar cierto orgullo- que había dejado a dos amigas solas ante la fauna noctámbula de Palma (bueno, si no estábamos nosotros no se perdieron nada… jejeje). Por cierto, el brasileiru-mexicanu Toni se ha traido de compi a la señorita Gripe, y esperemos que nadie se enrolle con ella…. Para que luego digas, capi…

Ale, toca ritual: trastos fuera, cabullería sobre cubierta (cuidadín cuidadín, a ver si el próximo día no nos dejamos nada), escarpines, guantes…. ¡nos vamos! Nuestro vecino guiri nos desea buena suerte y Quico se pone a hablar con él (el próximo día les daremos una botella de hierbas, unos puros y les dejaremos hablando de la crisis…)

Ya de entrada hay un pequeño viento de tierra con el que el Dodifee se dedica a juguetear en la bocana del puerto mientras hace bordos para salir sin motor (como en Calanova, pero como que es más “emocionante”). ¿Habrá viento?: mmmm, esa pregunta sobra: somos siete, ergo habrá viento, ¡y mucho!

No hemos acabado de salir de puerto y nos emproamos, mayor al aire y otorgamiento de cargos… Sacamos foque (ojo, por el carril de la derecha “por si acaso”), lo ajustamos, Desi se pone a saltar a la comba con las escotas, y otra vez a cubierta (hoy no habrá problema con que salga el extremo superior en la arriada, no como en la Trobada anterior). Asimismo montamos el spi en cubierta (amarrado al candelero y con escotas, pero sin la driza) por si acaso (ya veréis el “acaso”, ya…”

El barco del comité se pone a dar vueltas estilo tiovivo y -finalmente- nos obsequia con una repetición del recorrido de la semana pasada, “dos rojo” (Club - Txispero - boya de Regana – Club). Si en este momento echáramos dos huevos sobre la cabeza de Juan éstos se carbonizarían: su cerebro está en plena ebullición calculando rumbos, velas, roles y la madre que nos parió, y pasa a modo “Tresmareitor”, aquí tenéis un ejemplo de lo que ve en ese momento:

“Tresmareitor” transmite a los tripulantes mortales que intentará salir cerca de la boya del sur para mirar de salir orzando para luego poner spi y caer, pero se ve que más de uno ha tenido la misma idea, y desde luego no le hace ninguna gracia….

Dos minutos, un minuto, “¡Quico!, ¡comença a caçar!”… ¡top!: salimos bastante bien, pero con el Pinyol Vermell por delante (para variar…) y a sotavento, pero poco a poco va orzando y se pone a barlovento. De hecho somos los que estamos más al sur, el resto van más pegados a la costa y durante buena parte del trayecto parece que no hay movimientos: el Pinyol delante seguido del Dodi, el Estela y otro pequeño por nuestro través, y el Gruñón y el resto a popa.

Muy cerca de la boya dejamos por sota una especie de draga, y en la boya nos encontramos con un velero que la ha utilizado de amarre, por lo que hoy “la boya” tiene un tamaño especialmente grande… ¿Qué debía ser peor para ellos?, ¿tener la cesta vacía por pescar entre el barro que provocaba la draga o el verse venir encima a la procesión de veleros…?

Viramos y spi al aire, pero hay lío en proa y Juan tiene que ir a arreglar el entuerto: ¡suerte que había montado otro mosquetón para poder enganchar mejor el puño del spi! Menos mal que tenemos un verdadero Macgyver entre nosotros:

“Me llamo Juan, y ésta es mi nueva trinquetilla”

Bueno, repetimos el triunvirato del pasado domingo: Juanca a la caña (te llamaremos “Juancaña”), y Quico y Juan con la escota de spi. De camino a Regana de nuevo somos los que cogemos el camino más por el interior de la bahía, mientras el Gruñón está a la altura de nuestra popa (desde nuestra borda la pelea que tienen con su spi se nos hace eterna) y vamos recuperando al Dodi. En todo el tramo Juan juega al orza-cae con Juancaña, y al caza-suelta con Quico (y cuando se aburren se dedican a jugar a dar pataditas a las costillas de Jaime, pero eso -nunca mejor dicho- es harina de otro costal…).

Llegamos a la boya, arriba foque y abajo spi (una parte del cual se da un remojón) y a cazar. Tomamos el bordo de fuera, !ahora sí que nos damos cuenta de que hay bastante viento!) De camino al Club haremos un total de cinco o seis viradas con Quico y Jaume en el winch, en una de las cuales no nos comemos al Dodifee de milagro (y eso que íbamos amurados a estribor y ellos a babor) y Juan tiene que hacer caer al Tres Mares mientras vemos pasar por nuestra proa las tres sonrisas del Dodi… pues a nosotros no nos hizo gracia alguna.

 En fin, cosas serias: el Gruñón está en nuestra popa pero en cada virada lo vamos dejando atrás, ¡y al Estela todavía más!, ¡qué distancia le llegamos a coger en el tramo de ceñida! Vemos al Pinyol en proa y vemos que -aun teniendo este ventarrón, que le favorece sobremanera- lo tenemos más cerca que el pasado domingo.. Creo que en esos momentos todos pensamos lo mismo, pero nadie se atreve a decir nada todavía… Quico coge el tiempo cuando el Pinyol cruza la arribada mientras él y Jaume practican la maniobra de cazar escota de génova con sólo dos vueltas en el winch (desde luego mal no salió), y aprendemos una lección que Quico comenta en voz alta: ¡qué diferencia en el ángulo de ceñida provoca esa media vuelta más de winch!´

Salvo dos encalmadas relativas (pre-aviso de postreriores rachas) en este tramo de subida hoy no tenemos tanto role ni en dirección ni en intensidad como la regata anterior, y justo a los cinco segundos de hacer la última virada suena la bocina desde la zodiac de la boya.

Foque abajo, sonrisas, “¿sólo cinco minutos?”, mayor abajo, cinchas a la mayor, recoger cabullería, más sonrisas… El Pinyol se va a llorar las penas hacia el Arenal mientras siete navegantes satisfechos entran en el Club Nàutic de S´Arenal. Guantes fuera, defensas, amarres, la guía, Quico tiene sus más y sus menos con el plegado de spi:

A la llegada Jaume saca unas fotitos, y el amigo guiri de Quico también se apunta (¡gracias!, aunque.. ¿quién no vio por unos momentos la cámara en el mar…?).

Cervecita, planes para las próximas semanas, hay que practicar más las maniobras de spi….

Y la regata quedó así:

 

Lo mejor, las sonrisas. Elige la tuya

h1

“Chiquitín, apártate que viro en un minuto…”

19 octubre, 2008

… dudo que “el chiquitín” vuelva a acercarse a cien metros del mar…

Veamos: si eres un chaval de 11 u 12 años en una tabla de surf y te pasa al lado un velero lleno de pintas con perilla, rapados y barbudos que te dice que te va a virar en un tu proa en un minuto, lo más normal es que esa noche mojes la cama (después de convertir tu tabla en submarino…)

Ese momento se enmarca dentro de la regata que tuvo lugar en la I Trobada, regata a la que Juan calificó como “carrera de caballos”… entre ésa y la siguiente deberían pensar en hacer las regatas en el hipódromo de Son Pardo… en fin…

I Trobada, 19 de Octubre de 2008

Presentes Juan, Quico, Juanca y Jaume para inaugurar la temporada….

“¿Cómo?,  ¿un barco a vela…?, ¿sin zodiac?, ¿sin toldo..?” …¡Pero esto qué eeeeees….!

Bueno, pues aqui estamos de nuevo: tras medio año en dique seco (nosotros, que no el barco) volvemos a la carga, y no creáis que por ser la primera regata la cosa es más tranquis…. ¡Y un carajo! (evitaremos dejar testimonio escrito de las palabras que soltó Juan en la barra del club: si yo soy la barra aprendo a correr y salgo por patas…).

Pero hay cosas que no cambian: aparecen los Doctor Jekyll y MIster Hyde del barco, es decir, Quico y Amotineitor… Aqui le vemos emulando a Erroy Flynn en “Capitán Blood”, con espada y todo en la mano…:

Sí sí, si os acercáis a la pantalla le podréis oir gritar “¡Al abordaje!”… No os perdáis la cara de Juanjo dentro de la cabina… jejeje… aunque -ahora que lo miro bien- Quico también podría ser Campanilla de Peter Pan con su varita mágica… jijiji…

Desalojo de barco, cabos en su sitio, motor y al mar… (bufff, más de uno ahora nos acordamos de los días que NO hemos ido al gimnasio…). Mayor al aire, pruebas de foque y el comité enarbola un “Dos Rojo” como recorrido del día de hoy….Juan la define como “carrera de caballos”: ni boya de desmarque ni táctica ni leches, ¡ a correr y a hacer valer el rating de cada uno! Nos acompañan en la espera el Ajetreo, Estela, Gruñón, Pinyol Vermell, Uwe, Castor,…. están ausentes nombres que antaño eran habituales como el Tota o el Dodifee…

Cambio de planes: montamos spi, lo fijamos al balcón de proa con la cargadera de spi (“caRgadera”, con R) y salimos como un cohete, sólo el Pinyol Vermell sale por delante de nosotros. En el primer tramo el viento es muy variable en intensidad y dirección y se ajusta contúamente rumbo y el spi y -si bien en la primera parte el Pinyol se aleja un poco- al llegar a Txispero nos hemos acercado al Pinyol.

 

Virada, transluchamos spi y hacia Cap de Regana con el mismo juego del caza-suelta y orza-cae…. El Dodi y el Gruñón nos han pasado, pero tras virar la boya de Regana tomamos el bordo interno y damos cuenta del Gruñón, que se ha acercado a la costa y ha caido demasiado…

A partir de alli, guerra de viradas y bordos y roles para un lado y para otro, pero finalmente entramos segundos en real… y damos la regata por perdida, pero pensamos que un segundo tampoco está nada mal…

Y la ya clásica caña (con o sin limón) post-regata (los bocatas se quedaron plantados en la mesa…):

 

¡Y la Clasificación final!, ¡primeros! (“lo flipamos…”):

Más, queremos más….

h1

…Lleva ses mans que me poses nirviós…

10 octubre, 2008
No, nadie estaba metiendo mano a nadie ni nada por el estilo…. Esta frase no tendría mayor tema si no fuera porque la mentó el patrón colgado de la punta del palo a diez metros de altura mientras Quico y Juanjo peleaban con el equipo de viento (bueno, de hecho jugaban a marcianitos como en la playsation, pero mejor que Juan no se dé por enterado de esto…). Acto seguido -y para evitar malas interpretaciones- las manos de Quico acabaron en sus partes (en teoría para que Juan las viera, pero en realidad se protegía por si al patrón le daba por jugar al fresbee con la llave inglesa que tenía entre manos…). La verdad es que al llegar al pantalán se hacía difícil reconocer el barco: entre la plataforma, la zodiac y “s´estesa de roba” que había encima del casco casi nos pasamos de barco… Para muestra la foto donde el patrón nos enseña la lección número 1 del manual del buen navegante: cómo deben colgarse unos vaqueros en el back-stay… (como podréis ver los chicos de primer plano están para disimular….jejeje…)

Como buen profesor nuestro patrón quiso empezar por enseñarnos lo más básico. Como podréis ver en esta foto, la lección número 2 consiste en “Cómo plegar la manguera (del barco)”, y también podréis ver el caso que le hace el alumno Juanjo…

Tras la pertinente colleja al alumno despistado (véase el efecto inmediato en la actitud del alumno PA00021) rápidamente tomamos nota de las lecciones, y sino que se lo digan al perfecto plegado del foque que porta Quico en sus manos:

Es estupendo ver cómo se prepara el barco para las batallas de las próximas semanas y para los anales de la historia queda esta foto: sí, la proa sobre la que descansan la zodiac el molinete y el enrollador es la del Tres Mares… quién lo diría. ¿no?

El desmontaje del molinete fue realmente interesante y pudimos asistir a escenas de lo más curioso y que no volveremos a vivir en meses:

- Quico en las prácticas de la lección número 3 o “Cómo usar una llave inglesa”

- Juanjo no sólo hizo novillos de la lección sino que se tumbó como si fuera su casa
- “Ui, ¡m´han pillao!”
Pero para espectáculo el de los momentos cuando nos salió la vena tecnológica, que nos dejó estas memorables imágenes que quedarán para siempre grabadas en nuestras retinas (y en el blog):

- Juan: “…y entonces los electrones cazan la escota mientras los protones preparan el spi en proa…”

- Desmontaje de la unión del enrollador a la proa PA32
- Juan: “! …pero qué coño hacéis…!, ¡quitad las manos…!”

Nota del autor: ha resultado del todo imposible reproducir el tono y los sonidos de dicha conversación, pero juro que valió la pena estar allí….jijiji…

- Jaime aguantando la serpiente del tupproof-o-como-diantre-se-escriba (¡menos mal que Quico hizo esos diez cursos de fotografía, que sino…!)


La foto del cambio de amarre de proa a popa tiene eminentemente un carácter didáctico para el patrón: si nos fijamos en la inclinación del barco de popa a proa tal vez entendamos porqué Juan se empeña en mover contíuamente nuestras lindas posaderas:

 

Tras el montaje de “la cosa esa blanca de proa” (así no la cagamos intentando deletrearlo) Quico se fue a acicalarse y los tres restantes iniciamos “la Procesión del Palo”: no, ni estamos en Semana Santa ni pillamos ninguna cogorza de zumo de algarroba…

 

Por otro lado sabíamos que a Juan siempre le ha atraído la vela ligera, pero nunca llegamos a imaginar que le diera por pillarse una borrachera de optimist:

 

Mirad la cara de placer del “patró”: ¡no hay nada como volver a los orígenes¡, ¿eh patrón…? Y es que -en el fondo- somos como niños….

 

Tras esto sólo queda esperar al domingo 19 de octubre, primera regata y primera prueba de fuego para el “Tres Mares Sailing Team”: ¿qué nos deparará este año…?: señoras y señores, la respuesta en la próxima entrega de las Crónicas TresMarianas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.